Tiempo necesario: 45 minutos

Nivel de dificultad: Medio

Nivel de calorías: Medio

 

Ingredientes para cuatro personas:

         Cuatro alcachofas

         Una pechuga de pollo hervida y picada

         Un limón

         Tres cucharadas de bechamel más bien espesa

         Unas ramitas de perejil picado

         Un yema de huevo

         50 gramos de queso gruyere rallado

         100 gramos de mortadela cortada en dados

         Pan rallado en cantidad suficiente

         Un huevo

         Aceite abundante para freír

         Una pizca de nuez moscada

         Sal

         Pimienta

 

Preparación:

Elimine el tallo y gran parte de las hojas externas de las alcachofas, córteles las puntas, quítele la pelusilla o heno interno, luego sumérjalas en un cuenco con agua acidulada con el zumo de limón, por último déjelas blanquear durante cinco minutos en agua salada en ebullición. Luego escúrralas y séquelas con una servilleta.

Ponga la pechuga de pollo picada en un cuenco, añada el perejil picado, la bechamel, la yema de huevo, el queso rallado, la mortadela cortada en dados, y sazone la mezcla con una pizca de sal, un poco de pimienta recién molida y un poco de nuez moscada rallada. Remueva todos los ingredientes a fondo hasta obtener una pasta homogénea.

Con la pasta preparada rellene las alcachofas, y a continuación páselas por el huevo batido, el pan rallado, y por último deje que se doren en abundante aceite muy caliente.

Extráigalas con una espumadera, deposítelas sobre una hoja de papel absorbente, deje que escurra bien el aceite sobrante y sírvalo mientras este caliente