Tiempo necesario: Una hora y treinta minutos más el tiempo de remojo de las alubias

Nivel de dificultad: Medio

Nivel de calorías: Medio

borda

Ingredientes para cuatro personas:

         200 gramos de requesón

         Dos yemas de huevo

         100 gramos de jamón dulce

         30 gramos de mantequilla

         40 gramos de harina

         Tres cucharadas de queso manchego seco rallado

         Una cucharada de perejil picado

         Un vaso de leche

         1 litro y un vaso de caldo

         Sal

         Pimienta blanca recién molida

Preparación:

Pase el requesón por un tamiz, póngalo en un cuenco y mézclelo con dos yemas de huevo, el jamón dulce picado fino, el queso rallado y el perejil amalgamándolo bien..

A parte ponga a derretir la mantequilla en una pequeña cacerola, agregue la harina, remueva durante unos instantes, luego vierta en el recipiente la leche caliente y siga removiendo con una cuchara de madera hasta que la preparación este bien lisa y espesa. Deje cocer la salsa durante un cuarto de hora a fuego moderado, removiendo siempre en el mismo sentido, luego sazónela con una pizca de sal y un poco de pimienta blanca recién molida y apague el fuego.

Deje enfriar ligeramente la salsa bechamel que deberá resultar muy densa, luego viértala en un cuenco incorporándola a la mezcla de requesón, jamón dulce, queso rallado y perejil. Remueva enérgicamente para amalgamar bien todos los ingredientes entre sí, y luego forme con esta pasta albóndigas de un centímetro y medio de diámetro, modelándolas con las manos ligeramente untadas de aceite.

Ponga a hervir el caldo en una olla, sumerja en él las albóndigas preparadas y deje que se cuezan durante diez minutos aproximadamente.

Distribuya la sopa en platos individuales y sírvalas con queso manchego seco rallado