Tiempo de preparación: 40 minutos, más una hora de maceración y 2 horas de reposo de la masa

Tiempo de cocción: 15 minutos

Nivel de dificultad: Medio

Nivel de calorías y colesterol: Alto

 

Ingredientes para seis personas:

         200 gramos de harina

         Dos huevos

         25 gramos de mantequilla

         Una vaso de cerveza

         Dos copitas de coñac

         50 gramos de azúcar fino

         50 gramos de azúcar glasé

         800 gramos de manzanas

         Medio litro de leche

 

Preparación:

En primer lugar, lo que debemos hacer, es pelar las manzanas y, con la ayuda de un tubo de hojalata, les quitamos el corazón.

Seguidamente, las cortamos en rodajas y las disponemos en un plato. Las rociamos con coñac, las espolvoreamos con azúcar fino y las dejamos en maceración durante una hora.

Para preparar la pasta de buñuelos, disponemos la harina en forma de círculo en un recipiente amplio y hondo. En el centro, echamos un poco de sal, la mantequilla derretida, dos yemas de huevo y el vaso de cerveza. Removemos bien, para integrar los ingredientes, hasta que obtengamos una pasta algo espesa. Seguidamente, dejamos reposar en un lugar templado, durante un par de horas, mientras batimos las dos claras a punto de nieve y, pasado el tiempo previsto, las incorporamos a la masa.

A continuación rebozamos una a una las rodajas de manzanas en la preparación anterior, y luego, los freímos en una sartén con aceite caliente en abundancia, hasta que se doren.

Las escurrimos sobre papel absorbente y finalmente, las espolvoreamos con azúcar glasé y las servimos en una fuente.

 

Truco:

Las manzanas más adecuadas para esta receta, por su carne firme, crujiente y dulce, son las de la clase Starking y verde doncella, aunque cualquier otra variedad que prefiramos por nuestros gustos, serviría.