Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocción: 35 minutos

Nivel de dificultad: Fácil

Nivel en calorías y colesterol: Alto

 

Ingredientes para cuatro personas:

-Una lámina de pasta brisa

-250 gramos de carne de ternera picada

-100 gramos de carne de cerdo picada

-50 gramos de pasas

-Un diente de ajo

-Una yema de huevo

-Dos cebolletas

-Un puñado de hojas de albahaca

-Dos cucharadas de alcaparras

-Una cucharada de salsa de tomate

-Media cucharada de pimentón

-Dos cucharadas de aceite

-Una pizca de canela en polvo

-Una pizca de nuez moscada

-Sal

 

Preparación:

Lo primero que debemos hacer, es coger el ajo, pelarlo y picarlo fino, posteriormente cogemos la cebolleta y hacemos lo mismo, pelarla y picarla, y unimos los dos ingredientes y los ponemos en un recipiente, al cual vamos añadir también la carne picada de ternera y de cerdo, la canela, la nuez moscada, un poco de sal y el pimentón picante.

Mezclamos bien, todos estos ingredientes que hemos añadido para que se liguen y seguidamente, los salteamos en una sartén con aceite caliente.

A continuación, lavamos con abundante agua fría las hojas de albahaca, y las secamos con papel absorbente y posteriormente las picamos finamente, para agregarlas a la sartén con la carne especiada, junto con las alcaparras, las pasas, y la salsa de tomate y, sin dejar de remover para evitar que se pegue y favorecer la mezcla, cocemos todos estos ingredientes durante unos 15 minutos.

Seguidamente, colocamos la pasta brisa sobre la encimera de la cocina, y la cortamos en rectángulos, y una vez cortada toda la  pasta, vamos poniendo en cada rectángulo, un poco de la preparación anterior, los enrollamos con las manos y con ayuda de los dedos   y dejamos que reposen en el congelador durante unos 10 minutos, sin dejar que se congelen, y mientras pasa este tiempo de refrigeración, es el momento de precalentar el horno a temperatura alta.

Pasado el tiempo previsto, batimos la yema y, con la ayuda de un pincel, vamos dándole una capa de yema a cada canuto, lo que hará que quede brillante y más crujiente

Luego, los horneamos durante unos 10 minutos a una temperatura de 200ºC hasta que se doren, sin llegar a coger un color demasiado oscuro.

Cuando estén listos, retiramos del horno y ya se pueden servir