Tiempo de preparación: 20 minutos

Tiempo de cocción: 5 minutos

Nivel de dificultad: Fácil

Nivel de calorías y colesterol: Medio

 

Ingredientes para cuatro personas:

         Medio kilo de cerezas

         220 gramos de harina

         Dos huevos

         Un litro y medio vaso de cerveza

         Una cucharada de azúcar

         Una taza de aceite

         Una pizca de sal

 

Preparación:

En primer lugar, separamos las yemas de las claras. Seguidamente, tamizamos la harina con una pizca de sal sobre un recipiente y la mezclamos con el azúcar.

Batimos ligeramente las yemas y las incorporamos a la mezcla anterior. Acto seguido, vertemos la cerveza poco a poco y sin dejar de remover y luego el aceite, de manera que al finalizar obtengamos una mezcla ligada y homogénea.

A continuación, montamos las claras a punto de nieve firme y las añadimos a la preparación anterior, mezclándolas en sentido ascendente para que no se desmonten.

Acto seguido, lavamos las cerezas con agua fría, las secamos y las sumergimos de cinco en cinco, por ejemplo, en la pasta que hemos preparado, dejando el rabito fuera, para poder tirar de ellas.

Finalmente, en una sartén con aceite caliente, freímos las cerezas hasta que se doren. Luego, las escurrimos sobre un papel absorbente y, antes de servir, las espolvoreamos con azúcar.

 

Truco:

Si lo deseamos, podemos utilizar aceite de girasol en vez de aceite de oliva para freír las cerezas.

Hemos de tener en cuenta que no podemos utilizar este mismo aceite para una segunda ocasión, porque entonces se vuelve tóxico.