Tiempo de preparación: 50 minutos más 3 horas de refrigeración en la nevera

Nivel de dificultad: Difícil

Nivel de colesterol y calorías: Alto

 

Ingredientes para 6 personas:

         200 gramos de chocolate para fundir

         250 gramos de queso fresco

         200 gramos de nata montada

         Cuatro huevos

         Cuatro cucharadas de azúcar

         Cinco hojas de gelatina

         Azúcar para caramelizar

 

Preparación:

En un cuenco, batimos las yemas con cuatro cucharadas de azúcar hasta que obtengamos una preparación cremosa, a la que añadimos la nata y las claras montadas a punto de nieve. Mezclamos bien estos ingredientes y seguidamente, los separamos en dos mitades.

A continuación, diluimos tres hojas de gelatina en un poco de agua y, cuando estén líquidas, le incorporamos el queso fresco removiendo hasta ligar la preparación. Al mismo tiempo caramelizamos azúcar y un poco de agua en un cazo al fuego, y cuando haya tomado la consistencia de au filet  (hilo flojo), pincelamos el fondo y las paredes de un molde. En él, vertemos el preparado de queso y gelatina y nivelamos la superficie con una cuchara y reservamos en el frigorífico hasta que se cuaje.

Seguidamente, fundimos el chocolate al baño María y luego le añadimos la gelatina restante y removemos hasta que se disuelva completamente. Cuando se haya enfriado, lo añadimos a la mitad de la crema que hemos separado anteriormente y después de mezclar bien las dos preparaciones,  retiramos el molde del frigorífico y la vertemos sobre la capa de queso sólida. Entonces , volveremos  a introducir el molde en la nevera y dejamos que se enfríe durante unas tres horas, antes de servir.