Tiempo de preparación: 15 minutos

Tiempo de cocción: 20 minutos

Nivel de dificultad: Medio

Nivel en calorías y colesterol: Medio

Ingredientes para cuatro personas:

-Un litro de caldo de carne

-300 gramos de champiñones

-3 cucharadas de harina

-2 cucharadas de mantequilla

-2 yemas de huevo

-Sal

Preparación:

En primer lugar, debemos coger los champiñones y lavarlos con abundante agua bajo el grifo, cuando veamos que ya han soltado toda la tierra, los pasamos a un colador o escurridor, para que pierdan toda el agua y cuando llegue este punto, con un cuchillo afilado, los picamos para que se queden finos.

Posteriormente, cogemos una sartén y ponemos a calentar un poco de aceite de oliva, y cuando este caliente, aunque sin dejar que se caliente demasiado, echamos los champiñones y los freímos durante unos cinco minutos a fuego lento.

A continuación le vamos echando la harina poco a poco y sin dejar de remover para que no se pegue y conseguir así una pasta homogénea.

Acto seguido, pasamos la preparación anterior a una cazuela y vertemos el caldo, removiendo constantemente y evitando que se formen grumos en  la crema.

Después de añadir el caldo, comprobamos el punto de sal, y una vez que este correcto, lo llevamos a ebullición y dejamos que siga cosiéndose en este estado durante unos cinco minutos.

Mientras que dejamos hervir la crema los cinco minutos, en un bol aparte batimos las dos yemas de huevo y cuando haya pasado el tiempo previsto, lo echamos a la cazuela, junto con la preparación anterior que ya esta hirviendo, removemos un poco con una cuchara de palo, para que todo quede ligado y se incorpore completamente y ya está listo para servir, podemos hacerlo en una sopera, para servir en la mesa, o en platos hondos o bol individuales.

Quedaría muy bien también si nos apetece, coger un poco de pan y cortarlo a cuadritos y posteriormente freírlos, para finalmente, ponerlos encima de la crema, justo antes de servirlo, para que no se ablande.

Truco

Antes de manipular los champiñones, es aconsejable que los limpiemos bien, porque suelen traer mucha tierra, nuestro consejo es que lo dejemos en remojo durante unos minutos y luego los lavemos con agua fría abundante