Tiempo necesario: Una hora y veinticinco minutos

Nivel de dificultad: Fácil

Calorías: 230 por ración

 

Ingredientes para 4 ó 6 personas:

         Un kilo de mejillones

         De ocho a diez gambas peladas congeladas

         Un kilo de cabezas y espinas de pescado blanco

         Una cebolla

         Un puerro

         Una zanahoria

         Una taza de salsa de tomate

         Una copa de brandy

         Dos cucharadas de mantequilla

         30 gramos de harina

         Una ramita de eneldo

         Dos ramitas de perejil

         Sal

 

Preparación:

Vierte dos litros de agua en una cazuela y llévala a ebullición. Cuando rompa a hervir, echa las espinas y las cabezas de pescado, incorpora también todas las verduras limpias y troceadas, el perejil, el eneldo y sal. Retira la espuma que se forme durante la cocción y espera a que el caldo se reduzca a la mitad.

Abre al vapor los mejillones limpios. Derrite la mantequilla en una cazuela grande y rehoga en ella los mejillones y las gambas troceados, de manera que tomen un poco de color. Retíralos e inmediatamente, flamea el fondo de cocción con el brandy. Cuando el alcohol se haya evaporado, agrega la harina y mezcla muy bien con la mantequilla para que se ligue.

Añade después el caldo de pescado ya colado y la salsa de tomate, remueve y deja cocer a fuego lento durante unos quince minutos, removiendo a menudo. Un par de minutos antes de terminar la cocción, añade el marisco y rectifica la sal se debe servir muy caliente.

 

Consejo:

El jugo que sueltan los mejillones se puede recuperar, y añadirlo al caldo de pescado. Acompaña el plato con unas tostadas untadas en salsa holandesa