Tiempo necesario: 20 minutos de preparación, más 45 minutos de cocción

Nivel de dificultad: Fácil

Calorías: 295 por ración

 

Ingredientes para cuatro personas:

         300 gramos de setas silvestres

         Un diente de ajo

         Una cucharada de almendras tostadas

         Dos zanahorias

         Una cebolla

         Dos rebanadas de pan

         Un litro de caldo de pollo

         Cuatro cucharadas de nata muy espesa

         Seis cucharadas de aceite de oliva

         Sal

 

Preparación:

Lo primero que debemos hacer, es limpiar las setas cuidadosamente con ayuda de un paño húmedo y posteriormente procederemos a trocearlas.

Pele también las zanahorias para después de lavarlas rallarlas y por último pele la cebolla y píquela en aros muy finitos.

Acto seguido caliente cuatro cucharadas de aceite de oliva en una cazuela, y cuando este caliente incorpore la zanahoria y la cebolla, para rehogarla.

Pasado unos diez minutos, incorporaremos a las zanahorias y la cebolla,  las setas cortadas a trozos y déjelas diez minutos más.

Vierta el caldo muy caliente y cueza a fuego suave durante unos quince minutos más o menos.

Reserva unos trocitos de setas y triture el resto de los ingredientes en la batidora con el caldo de cocción, las cuatro cucharadas de nata muy espesa y una pizca de sal, pero acto seguido reservar a fuego bajo

Por otra parte, fría el ajo pelado con el pan en dos cucharadas de aceite. Páselo a un mortero con la cucharada de almendras tostadas y maja con unas gotas de aceite, y cuando consiga una pasta homogénea, incorpórela a la sopa y proceda a mezclarlo todo, rectifique de sal si fuese necesario, y añada las setas que habíamos reservado y sirva mientras aún esté bastante caliente.

Adorne con rebanadas de pan frito y cebollino