Tiempo necesario: dos horas

Nivel de dificultad: Media

Calorías: 450 por ración

 

Ingredientes para cuatro personas:

         Cuatro muslos de pollos deshuesados

         Cuatro hijos secos

         Cuatro orejones de albaricoque

         Cuatro ciruelas pasas sin hueso

         Dos salchichas frescas

         Medio vaso de vino dulce

         Medio vaso de caldo de pollo

         Aceite de oliva

         Dos ramitas de perejil fresco

         Sal

         Pimienta negra

Preparación:

Trocea todos los frutos secos, colócalos juntos y mezclados en un cuenco y macéralos sumergidos en el vino durante una hora. Al cabo de ese tiempo, retire los frutos escurridos y reserva el vino. Lava, seca y pica muy menudo el perejil, quítales la piel a las salchichas y coloca la carne en un cuenco.

Añade el cuenco de los frutos secos el perejil picado y una pizca de sal, mézclalo todo bien con las manos hasta que quede homogéneo y bien ligado, y rellene los muslitos con la preparación resultante.

Luego, cierra con unos palillos los extremos de los muslos. Salpiméntalos y engrásalos ligeramente.

Dispón los muslos en una fuente de horno y ásalos durante veinte minutos en el horno precalentado a 160ºC, rociándolos cada diez minutos con el caldo de pollo y el vino reservado. Pasado el tiempo indicado, sube el horno a 190ºC y cuece veinte minutos más. Sírvelos muy calientes y rociados con sus jugos.