Tiempo Necesario: 65 minutos, más 6 horas y media en el congelador

Nivel de dificultad: Media

Calorías: 680 por ración

 

Ingredientes para seis personas:

         500 gramos de requesón

         10 gramos de gelatina en hojas

         500 gramos de nata para montar

         150 gramos de azúcar

 

Para el helado:

         Un litro de leche entera

         Un vaso de nata

         200 gramos de miel milflores

         50 gramos de azúcar

         Siete yemas

 

Para adornar:

         Frutos rojos silvestres

         Tejas de almendra

         Hojas de menta

 

Preparación:

 

Pon al fuego la leche junto con la nata y el azúcar. Cuando rompa a hervir aparta del calor y añade la miel, mezcla muy bien. Bate las yemas con energía y añádesela a la mezcla. Cuece a fuego muy lento, hasta lograr la consistencia de una crema inglesa. Congela durante seis horas, batiendo o machacando el helado cada dos horas.

Trabaja un tercio del requesón y mézclalo con la gelatina previamente remojada. Incorpora el resto del requesón y deja que los ingredientes se mezclen a fuego bajo mientras remueves. Al cabo de unos minutos, añade el azúcar y mezcla. Deja enfriar e incorpora con delicadeza la nata montada.

Prepara seis moldes cilíndricos de metal y rellénalos con el esponjoso de requesón y congela 30 minutos. Muy poco antes de servir, desmolda el esponjoso, decora con los frutos, la menta y las tejas, acompañada con el helado de miel y sirve rapidamente.