Tiempo necesario: 65 minutos

Nivel de dificultad: Fácil

Calorías: 480 por ración

 

Ingredientes para cuatro personas:

         Una lámina de pasta brisa refrigerada

         400 gramos de filetes de merluza, sin espinas ni piel

         Cuatro o cinco cucharadas de salsa de tomate

         Una zanahoria

         Un calabacín

         200 gramos de espinacas congeladas

         Dos vasos de besamel ligera

         Sal

         Pimienta negra

 

Preparación:

Pela y corta en rodajas la zanahoria. Despunta el calabacín y córtalo igual. Cuécelos en agua con sal  por separado y reserva. Cuece en agua salada las espinacas sin descongelar y deja que escurran.

Forra con papel de horno, un molde circular de unos 22 centímetros de diámetro y coloca encima la lámina de masa brisa. Vierte en su interior la salsa de tomate, distribuye por encima las espinacas y tapa con rodajas de calabacín.

Trocea, salpimenta y distribuye el pescado por el molde. Vierte por encima la salsa besamel, y, por último la zanahoria. Hornea el pastel 20 minutos en el horno precalentado a 200ºC, gratina unos minutos, espolvorea perejil picado y sirve.

Enriquece el plato añadiendo unas gambitas peladas al pescado.