Tiempo necesario: Una hora y cuarenta minutos

Nivel de dificultad: Fácil

Calorías: 890 por ración

 

Ingredientes para ocho personas:

         Un bizcocho casero de unos 750 por gramos

         500 gramos de queso blanco para untar

         200 gramos de mantequilla reblandecida

         100 gramos de azúcar

         Seis yemas y cuatro claras

         Un vasito de café solo, fuerte y azucarado

         Cinco cucharadas de cacao en polvo

         Ron viejo

         Sal

 

Preparación:

Bate las yemas, el cacao, el azúcar, la mantequilla, dos cucharadas de café y un chorrito de ron. Vierte la mezcla en un cazo y cuece al baño María, removiendo, cuatro o cinco minutos, hasta que la mezcla espese un poco.

Deja enfriar, incorpora el queso, trabaja y añade las claras montadas a punto de nieve con una pizca de sal.

Mezcla con suavidad. Vierte en un molde alargado una capa de crema de un centímetro de grosor. Mete el molde en el congelador y la crema sobrante en la nevera una hora.

Corta el bizcocho por la mitad en dos discos, y coloca uno en el molde, sobre la crema.

Moja con un chorrito de ron y otro de café. Desmolda, cubre con el resto de la crema y haz estrías con un tenedor.