Tiempo necesario: Una hora y media

Nivel de dificultad: Fácil

Calorías: 290 por ración

lombarda

 

Ingredientes para seis personas:

         Un kilo de lombarda

         Tres patatas harinosas

         Dos cebolletas

         Dos manzanas reinetas

         100 gramos de tocino entreverado

         Un vaso de vinagre suave

         60 gramos de mantequilla

         Una hojita de laurel

         Sal

         Pimienta negra

Preparación:

Corta la lombarda en juliana y lávala con agua fría. Deja que escurra el exceso de agua en un colador. Pela y trocea en dados las cebolletas, las patatas y las manzanas. Corta también en trocitos el tocino.

Derrite la mantequilla en una cazuela grande y rehoga en ella la cebolleta, sala ligeramente. Transcurridos 10 minutos, incorpora la lombarda, el tocino y la manzana.

Cuece otros diez minutos más y luego riega con el vinagre. Añade el laurel y sala, aparta seis cucharadas de la mezcla y resérvelas.

Cubre el resto de la preparación con un litro de agua caliente, incorpora las patatas troceadas y calienta a fuego muy vivo hasta que rompa a hervir.

Baja el fuego y cuece lentamente treinta minutos más.

Pasado este tiempo, retira el laurel y tritura la preparación hasta lograr una crema suave y homogénea.

Repártela muy caliente en seis platos hondos, adorna cada uno con una cucharada de la mezcla de verdura y tocino reservada, espolvorea un poco de pimienta negra y sirve recién hecha antes de que se enfríe.

Para peques antiverduras:

Los niños comerán mejor este plato si cueces la lombarda con el zumo de medio limón y una cucharadita de azúcar moreno. Lograras suavizar mucho el sabor.

Agradecerán una textura fina y sin grumos, así que pasa la crema por el chino. Si además la acompañas de unos picatostes, los niños repetirán, compruébalo.