Tiempo necesario: 40 minutos

Nivel de dificultad: Fácil

Calorías: 370 por ración

bacalao

Ingredientes para seis personas:

         Un kilo de bacalao desalado

         Una bandeja y media de gulas

         Una cebolla y media mediana

         18 almejas grandes

         Tres dientes de ajo

         Un huevo

         Un vasito y medio de vino blanco muy seco

         Harina para rebozar

         Una cucharadita y media de perejil fresco muy picado

         Aceite de oliva

         Sal

         Pimienta negra

Preparación:

Salpimentar muy ligeramente el pescado troceado, rebózalo primero en la harina, sacudiendo muy bien su exceso y luego en el huevo batido.

Fríelo después en aceite bien caliente y reserva al calor.

Sumerge las almejas en agua salada durante treinta minutos para que suelten la arenilla. Mientras tanto, pica en juliana los ajos y la cebolla previamente pelados y limpios.

Vierte dos o tres cucharadas de aceite en una cazuela de barro y sofríe la picada durante unos minutos, hasta que el ajo se dore ligeramente.

Riega con el vino y sube el fuego al máximo, añade las almejas enjuagadas y las gulas y rehoga a fuego fuerte hasta que las almejas se abran. Salpimentar, espolvorea con el perejil, mezcla bien y aparta del fuego. Incorpora el bacalao con perejil espolvoreado y sirve.

Te cundirá más si…

Lo presentas con salsa. No te quedes corto y añade al final uno o dos cacillos de caldo corto de pescado y lígalo con maicena disuelta en agua.

Prueba a completar este plato incorporando rodajas gruesas de patatas cocidas y ruedas de huevo duro. En vez de usar almejas, puedes abaratar el plato con chirlas.