Tiempo de preparación: 35 minutos

Tiempo de cocción: Una hora y quince minutos

Nivel de dificultad: Medio

Nivel de calorías y colesterol: Medio

 

Ingredientes para seis personas:

         300 gramos de harina

         Un huevo

         Una clara de huevo

         Un vaso de leche

         80 gramos de mantequilla

         30 gramos de cacao

         Un kilo de manzanas

         50 gramos de pasas

         50 gramos de piñones

         150 gramos de azúcar

         Sal

 

Preparación:

En primer lugar, fundimos la mantequilla en un cazo al fuego, luego, sobre la superficie de trabajo, extendemos la harina y le añadimos 100 gramos de azúcar, una pizca de sal, el huevo, la mantequilla, y la leche.

Trabajamos la pasta con las manos hasta que tome una consistencia homogénea, lisa y más bien elástica. Calentamos ligeramente una olla y en ella introducimos la pasta, cubrimos con un paño y dejamos que repose durante una hora aproximadamente.

Mientras, pelamos las manzanas, las cortamos en rodajas finas y las disponemos en un recipiente con azúcar, al tiempo que ponemos en remojo las pasas con agua. Pasado, el tiempo previsto, colocamos la masa sobre un paño enharinado y con la ayuda de un rodillo, la estiramos hasta conseguir que sea casi transparente. Repartimos las rodajas de manzana encima de estas, intentando respetar un borde de un par o tres centímetros  alrededor de la pasta. Espolvoreamos la superficie con el cacao, las pasas blandas, y los piñones, y seguidamente, con la ayuda del mismo paño, enrollamos la pasta, dándole forma de herradura y sellamos los bordes.

A continuación, untamos con mantequilla la bandeja del horno y colocamos el strudel encima.

Batimos la clara de huevo, y con la ayuda de un pincel, pintamos la superficie del pastel. Por último horneamos durante una hora aproximadamente a una temperatura de 220ºC.