Tiempo necesario: 45 minutos

Nivel de dificultad: Medio

Nivel de colesterol y calorías: Medio

 

Ingredientes para cuatro personas:

-8 huevos

-50 gramos de mantequilla

-30 gramos de harina

-Media cebolla

-25 gramos de setas secas

-Dos setas calabaza frescas de tamaño mediano

-Un vaso escaso de leche

-Una cuchara escasa de perejil picado

-Una punta de diente de ajo

-Medio cubito de caldo de carne

-Dos cucharadas de queso rallado

-Sal

-Pimienta recién molida

 

Preparación:

 

Lo primero que debemos hacer, es verter un poco de agua caliente en un cuenco y ponga a remojar las setas secas, durante unos 30 minutos, mientras tanto prepare las setas calabaza frescas, limpiándolas con un lienzo húmedo, para quitarles el resto de tierra que suelen traer, y posteriormente córtelas en rodajas finas.

Pele media cebolla, rállela y dórela  suavemente en una cacerola con 30 gramos de mantequilla.

Añada las rodajas de setas calabaza, y después de que hayan transcurridos diez minutos de cocción a fuego moderado, añada también las setas secas, escurridas del agua de remojo que reservará y picadas.

Deje cocer a fuego lento, rociando de vez en cuando con el agua de remojo de las setas secas, debidamente filtrada a través de un tamiz muy fino. Desmenuce medio cubito, sazone con un poco de pimienta recién molida, el perejil picado, y una punta de ajo, remueva con cuidado y espolvoree con la harina, mezclándola bien con el fondo de cocción y las setas, y por último, rocíe con la leche caliente vertida poco a poco. Remueva con una cuchara de madera dejando que la preparación se espese. Añada el queso rallado, rectifique la sal, baje el fuego al mínimo y tape el recipiente.

En un cuenco, bata los huevos enteros junto con un poco de sal, caliente en una sartén la mantequilla restante y vierta los huevos batidos en el recipiente, para posteriormente hacer una tortilla.

Cuando el fondo de ésta se encuentre bien cuajado y la parte superior se vaya secando pero este blanda, disponga en el centro, la preparación densa. Doble una sobre otra las dos partes externas de la tortilla, como si fuera una tortilla a la francesa.

Unte un pincel en la mantequilla de la tortilla y páselo por la superficie de esta para darle un liguero brillo.

Póngala en una fuente de servicio y llévela enseguida a la mesa, bien caliente.