Tiempo necesario: Una hora y veinticinco minutos

Nivel de dificultad: Fácil

Calorías: 650 por ración

 

Ingredientes para ocho personas:

         250 gramos de castañas peladas

         Cuatro huevos

         Dos yemas

         Cinco galletas tipo María

         Un bote de leche condensada, unos 370 gramos

         Un vaso de leche entera

         25 gramos de mantequilla

         200 mililitros de nata para montar

         Unas gotitas de licor de naranja

         Marrons glacés para decorar

 

Preparación:

Escalda las castañas durante un minuto y retira la pielecilla que las recubre. Colócalas en el vaso de la batidora junto con las galletas y tritúralo todo unos segundos. Añade después los huevos, las yemas, la leche y la leche condensada y tritura de nuevo hasta obtener una crema totalmente homogénea.

Vierte el resultado en un molde alargado de base cilíndrica engrasado con mantequilla y cuece una hora al baño María en el horno precalentado a 160ºC. deja enfriar, desmolda y ponlo en una fuente.

Mezcla a fuego lento la nata con el chocolate, aparta del fuego, añade el licor y mezcla batiendo. Vierte el resultado sobre el tronco y deja enfriar en la nevera unos quince minutos.

Después decora con los marrons glacés y sirve o reserva en frío.

 

Para no perder la línea:

Corta el tronco en láminas muy finas y sírvelas sobre una capa de natillas muy ligeras.

Una opción riquísima: sírvelo laminado sobre un carpaccio de frutas frescas. Sale delicioso si cortas finamente una naranja, la riegas con un hilo de aceite y otro de miel y la sirves con el tronco laminado encima.